Movilidad Sostenible

logo movilidad GCE

Aunque parezca una simple redundancia, la Movilidad Sostenible no es ni más menos que buscar y encontrar lasostenibilidad en la movilidad de los seres humanos en el marco de las relaciones que estos establecen en cuanto a los desplazamientos personales y de sus materiales, mejorando siempre (de manera más eficiente) la accesibilidad a determinados lugares. Pero la Movilidad Sostenible no sólo se consigue mejorando los sistemas de transporte, sino (y también) racionalizando el porqué de determinados desplazamientos que conllevan nuevas ocupaciones de suelo y, si estas se verificaran, que lo hicieran de manera adecuada ambientalmente, es decir, produciendo las menores incidencias a nivel local y global.

Según el denominado “Informe Brundtland” (Naciones Unidas, 1987), la sostenibilidad debe entenderse como la clave de un sistema económico y social que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones. Esto, trasladado a la movilidad, querría decir que el marco de interrelaciones humanas actuales (sus interconexiones), no afectaran al futuro, y que los entornos urbanos se configuraran de tal manera que la habitabilidad en ellos quedara garantizada. La Movilidad sólo es Sostenible si los asentamientos humanos, si los entornos urbanos, son habitables en sentido amplio.

Esto lleva a plantear que la sostenibilidad en estas interconexiones humanas debe dar respuestas adecuadas socioeconómicas y ambientalmente a dos cuestiones clave: cómo se debe realizar esta movilidad, con qué instrumentos, vehículos se debe verificar la misma, pero también ligado a ello, el porqué de estos desplazamientos, es decir, cuál es el papel de los mismos en el contexto de desarrollo de los geosistemas sociales humanos y si no pueden ser replanteados, lo cual llevaría a pensar en contextos ligados a la Ordenación Territorial y al planeamiento urbanístico, marco éste de reglas del juego donde se configura el diseño de los asentamientos humanos, donde en el imaginario colectivo las ciudades (y la interrelaciones entre ellas) conlleva una entidad propia de gran valor que debe primar la habitabilidad y lo saludable de las mismas.

En la evolución de las sociedades humanas existe hoy en día un claro indicador de la estabilidad de las mismas, que evalúa así las posibles disfunciones: el Cambio Climático. Así lo entiende la Estrategia Española de Movilidad Sostenible (EEMS) del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (y las propias de la Unión Europea), entendiendo que en materia de movilidad se debe evolucionar hacia modelos de baja emisión de carbono y menor consumo energético tanto en vehículos como en el contexto territorial y urbano. Bajo esta premisa orientadora que implica a su vez a otras (calidad del aire / salud pública y respeto a la biodiversidad como más relevantes) debe entenderse que existen ámbitos prioritarios donde hacer efectiva esta movilidad sostenible; ámbitos que van desde la planificación del transporte urbano e interurbano y del territorio (urbanismo de proximidad, optimización de infraestructuras existentes, etc.), a la minimización de efectos sociales y ambientales (tienen el mismo origen en multitud de ocasiones) con medidas que reduzcan y optimicen la dependencia energética y prioricen vehículos menos contaminantes, mejorando las condiciones de seguridad ambiental y sanitaria. Medidas en suma que supongan fundamentalmente gestionar la demanda de movilidad, reduciendo las dependencias energéticas y las ocupaciones “ex novo” de suelo.

Pero existe un factor esencial para el éxito de todas estas medidas: la Participación Ciudadana. Ya sabemos bien que el éxito de cualquier política ambiental sólo puede hacerse real concerniendo a la ciudadanía, informando del porqué de determinadas medidas y de su alcance. La información y la transparencia son, en materia de Movilidad Sostenible, dos herramientas básicas para que las distintas Administraciones ejerzan su responsabilidad y, todo ello, en la lógica de que solo existe movilidad sostenible cuando el sistema social también lo es.

Más información: Web de Movilidad Sostenible