Legado de la Guerra Fría

legado

Bajo el nombre “Legado de las Guerras”  Green Cross promueve  la destrucción de manera responsable de las reservas de armas químicas, así como la descontaminación química y nuclear, y la limpieza y conversión de las bases militares para uso civil. Este programa, que empezó en 1994 con la participación activa de Green Cross Rusia, Global Green USA y Green Cross Suiza, ha permitido un cambio de conciencia y actitud visible en las diferentes compañías implicadas en el proyecto ruso de destrucción de armas químicas.

En este sentido, las comunidades locales han adquirido un mejor entendimiento del proyecto de desmilitarización, son más realistas y positivas en sus demandas y pueden elaborar (normalmente con personas de Green Cross como colaboradores) estrategias de desarrollo apropiadas para sus regiones. Los cuerpos federales responsables de implementar el Programa Ruso de Destrucción de Armas Químicas han empezado a entender la importancia de que la población esté fuera de alcance e imita algunas de las actividades de información de Green Cross Internacional (incluso fuera de la esfera de la propia desmilitarización de armas químicas). La asistencia facilitada por la comunidad internacional al Programa Ruso de Destrucción de Armas Químicasha aumentado el entendimiento sobre la relación  entre los proyectos de  desmilitarización y las realidades y necesidades de las comunidades, y ese alcance público es un factor clave para evitar las inversiones de cientos de millones de dólares en las armas de destrucción masivas.

El Programa del Legado de las Guerras ha sido también clave para la participación de Estados Unidos en el proceso ACWA (Asamblea de Armas Químicas Alternativas) donde se han desarrollado numerosas reuniones con legisladores y administradores que han sido vitales para romper el punto muerto del proceso de incineración tecnológica, hecho que amenazaba con desbaratar el programa americano sobre destrucción de armas químicas.