Cooperación al Desarrollo

cooperacion

El desequilibrio existente en el mundo en cuanto a la distribución de la riqueza y de los recursos naturales, el acceso a servicios sociales básicos (saneamiento del agua, educación, etc.) así como las cuestiones relativas a la calidad de vida de la humanidad son algunas de las preocupaciones fundamentales en la actualidad.

En este sentido, la población de los países occidentales que suponen el 20% del total, consume el 80% de los recursos del planeta, dejando el 20% restante al 80% de la población mundial.  Asimismo, algunos indicadores de la pobreza a nivel mundial son:

- El número total de personas desnutridas en el mundo asciende a 963 millones (año 2008), 40 millones más que en el año 2007 y 80 millones más que desde 1990-1992.
- En el África subsahariana, una de cada tres personas – ó 236 millones (2007) – sufren de hambre crónica.
- 1.200 millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable, aproximadamente un sexta parte de la población mundial.
- 2.400 millones de personas en el mundo viven sin servicios de saneamiento adecuados, aproximadamente dos quintas partes de la población mundial.
- El VIH/sida se continúa expandiendo a nivel mundial, afectando principalmente a los países más pobres, disminuyendo aún más su esperanza y calidad de vida.
- Más de 110 mil millones de niños en los países en vías de desarrollo no están escolarizados y, cuando lo están, la calidad educativa es cuestionable.
- La esperanza de vida en los países en desarrollo está alrededor de los 65 años, mientras que en los países desarrollados alcanza los 78.
- El 48,6 % de las migraciones producidas en 2006 fueron llevadas a cabo por mujeres, lo que supone casi la mitad de las migraciones mundiales.

Además, la deuda externa contraída durante la década de los 70 por los países del Sur ha derivado en que se produzcan explotaciones de recursos naturales sin prestar la atención adecuada a cuestiones sociales y políticas. Todo ello, unido a la falta de recursos básicos para la vida deriva en que las poblaciones tengan que buscar soluciones alternativas que, en muchos casos, provoca la emigración. Migraciones desde lugares sin un desarrollo endógeno, sin un futuro para la población; pero también migraciones resultantes de factores ambientales, como es el cambio climático y el calentamiento global, hacia lugares más seguros, este tipo de migraciones, denominadas ambientales, ya están ocurriendo.

Asimismo, esta falta de recursos naturales deriva en ocasiones en conflictos por la obtención de los mismos, por lo que la erradicación de la pobreza transciende de la caridad y cesión de alimentos a favor de dotar a las comunidades y poblaciones de técnicas y herramientas que les permitan gestionar su propio desarrollo y seguridad, por ejemplo, frente a desastres naturales.

Por ello, el Desarrollo Sostenible en materia de Cooperación es clave. Por un lado, para lograr la eficacia de la cooperación en materia de economía productiva y, por otro, en materia de gestión sostenible de los recursos naturales que asegure su disponibilidad en cantidades y en la calidad adecuadas a las generaciones futuras.

En este sentido, uno de los retos al los que se enfrentan las sociedades occidentales es asegurar que las poblaciones no se vean afectadas a renunciar a su papel en la historia por falta de medios. La cooperación, en este sentido, supone, por un lado, poder ofrecer alternativas viables en zonas desfavorecidas a través de la capacitación y que las aportaciones de estas personas en sus comunidades locales favorezca su propio desarrollo endógeno. Pero, por otro lado, supone una mejora en la calidad de vida de las poblaciones, una disminución de la mortalidad y un aumento de la esperanza de vida en las poblaciones.

Desde Green Cross España, la cooperación se convierte en una herramienta esencialno sólo para la mera transmisión de tecnologías y conocimientos sino como herramienta para una buena gobernanza en estos países empobrecidos que les sirva para salir de esa espiral de pobreza en la que se hayan inmersos. Como herramienta de solidaridad productiva con las comunidades más desfavorecidas en la búsqueda de un Planeta más sostenible para el conjunto de la Humanidad. Asimismo, Green Cross España aboga por:

-          Dirimir y prevenir los potenciales conflictos, acercando intereses y actuando como catalizador en las regiones más desfavorecidas.

-          Una adecuada gestión de los recursos naturales permitirá, por un lado, que éstos estén disponibles para futuras generaciones y, por otro, que puedan ser utilizados por las poblaciones y comunidades tanto para su propio abastecimiento como para su desarrollo y mejora de la calidad de vida.

En este sentido, Green Cross España, entidad acreditada como Organización No Gubernamental para el Desarrollo (ONGD) por la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID), ha establecido un compromiso de Colaboración en materia de Cooperación con el Ayuntamiento de Alcorcón y con otras organizaciones para desarrollar actuaciones concretas en el norte de África, especialmente en el Magreb.